Lesiones
de menisco

Las roturas meniscales se producen con frecuencia en deportes como el fútbol, básquet, tenis o esquí. Aun así, se trata de una patología que puede presentarse en cualquier momento de la vida, pudiendo producirse con mecanismos de muy baja energía en los pacientes de mayor edad.

Síntomas
  • Dolor en la parte interior o exterior de la articulación de la rodilla.
  • Chasquidos o sensación de atasco de la rodilla.
  • Inflamación de la rodilla.
  • Rigidez o derrame articular.
Causas

La rotura de un menisco se puede producir por diversas causas.

  • Traumática: Es frecuente su rotura mediante un mecanismo torsional, giro brusco o traumatismo.
  • Degenerativa: Conforme la rodilla envejece, la estructura meniscal pierde elasticidad y se ve sometida a más carga debido a cambios regenerativos en el cartílago y desgaste progresivo de la rodilla.
Complicaciones

Un menisco desgarrado puede provocar la sensación de que tu rodilla está cediendo, incapacidad para mover la rodilla como lo haces normalmente o dolor persistente en la rodilla. Podrías ser más propenso a tener artrosis en la rodilla lesionada.

El tratamiento adecuado depende del tipo y nivel de gravedad de la lesión. Este debe ser valorado a través de una consulta médica. Agenda tu cita.