Artroscopia y lesiones deportivas

Cuando se trata de cirugías por lesiones deportivas, cuanto más pequeña sea la incisión, más rápido se curará una lesión. Esto ha llevado a la popularización de las cirugías mínimamente invasivas. La artroscopia es uno de esos tipos de cirugía mínimamente invasiva, que utilizan los médicos para diagnosticar y tratar lesiones articulares y afecciones músculo-esqueléticas.

¿En qué consiste?

Por lo general, este procedimiento se realiza en un paciente bajo anestesia general o espinal. Cuando se usa para diagnosticar una afección, implica la inserción de un tubo delgado de fibra óptica con una luz, una lente de aumento y una cámara en el cuerpo a través de una pequeña incisión no más grande que un ojal. Esto permite a los médicos examinar el hueso y la articulación en detalle.

Ventajas
  • Curación rápida.
  • Cicatrices menos visibles.
  • Menor pérdida de sangre.
  • Regreso más rápido al campo deportivo.
  • Rehabilitación más cómoda.
  • No hay peligro de cortar músculos o tendones.
Padecimientos que trata
  • Lesiones ligamentarias y articulares de la rodilla derivadas de la práctica deportiva o degenerativas que no requieran prótesis (agudas y crónicas).
  • Lesiones ligamentarias y articulares del hombro, incluyendo desgaste (agudas y crónicas).
  • Lesiones ligamentarias y articulares del codo y tobillo que no requieran prótesis (agudas y crónicas).

¿Eres apto para este tratamiento? 
Acude a consulta para una valoración.
Agenda tu cita con nosotros.